martes, 1 de enero de 2013

Un techo puede dar sentido a una família.
Un charco puede dar sentido a la lluvia.
Un cerrojo puede dar sentido a una puerta.
Un color puede dar sentido a una nación.
Una flor puede dar sentido a la tierra.
Una raíz puede dar sentido a un árbol.
Una palabra puede dar sentido a un libro.
Una mirada puede dar sentido a una frase.
Una ceniza puede dar sentido al fuego.
Una rama puede dar sentido al viento.
Una vela puede dar sentido a un barco.
Una gaviota puede dar sentido a un puerto.
Una vida puede dar sentido a la paz.
Una estrella puede dar sentido a tu vida.