sábado, 22 de diciembre de 2012

Aquel humo en el rincón,
aquel moho junto a la humedad,
aquel musgo cerca de la soledad.

Aquel deseo sin consideración,
aquel fervor sin explicación,
aquel vacío sin comprensión.

Aquella luz sin apagar,
aquel corazón sin latir,
aquel sueño sin dormir.

Todo aquello que amas,
todo aquello que defiendes,
todo aquello que te importa.

Todo aquello que te mata.