viernes, 21 de diciembre de 2012

Aquí va otro más, éste fue el primero que publiqué en Facebook:

Un vacío capaz de llenar un océano,
una presión capaz de destrozar cordilleras,
un nudo capaz de sujetar islas,
una angustia capaz de absorber el cielo.

La locura de quien ama demasiado,
el sufrimiento de quien pierde lo que ama,
el olvido de quien recuerda en exceso,
la muerte de quien rechaza su alma.

No hay vida sin amor,
no hay muerte sin su pérdida.